Presentación

En el transcurrir de varios años, los autores de historia, cuentos y novelas dentro de la narrativa venezolana, se han caracterizado por poseer en sus obras una amplia riqueza literaria. Pero hubo uno en la historia contemporánea de Venezuela, llamado Francisco Herrera Luque, que supo difundir el estudio de la medicina a través del lenguaje escrito, hecho que lo colocó como uno de los hombres más importantes de la modernidad.

La versatilidad con la que Herrera Luque fusionaba el área de la psiquiatra con la literatura, fue sólo una de sus mayores virtudes. Su afán por la investigación y su amor por la docencia, también formaban parte de su día a día. Además, su profunda preocupación por el estudio sociocultural venezolano y sus antecedentes, era un tema que lo mantenía en vilo todas las noches.

El 14 de febrero de 1927, la ciudad de Caracas, vio nacer a Francisco Herrera Luque, quien cursó estudios de medicina en la Universidad de Salamanca, España (1946-1952) donde obtuvo la licenciatura en Medicina y Cirugía. Ese mismo año revalidó el título en la Universidad Central de Venezuela. Más tarde, en 1955 estudiaría en Madrid, Neuropsiquiatría, bajo la dirección del reconocido psiquiatra español J.López Ibor.

Francisco Herrera Luque, cuyo interés por la medicina era ya tradición en la familia, continuó sus estudios de psiquiatría, desempeñando una intensa labor profesional, docente y hasta gremial. En el área académica fue Jefe de Cátedra de Psiquiatría y Profesor Titular, durante el período 1978-1983, en la Universidad Central de Venezuela. En el campo laboral fue fundador del Servicio de Psiquiatría del Hospital Carlos J. Bello de la Cruz Roja Venezolana (1956), secretario general de esta institución durante el periodo 1957-1959 y Jefe de Servicio del Hospital Psiquiátrico de Caracas (1956-1959) (1964-1966); además fue miembro de la Junta Directiva de la Sociedad de Psiquiatría de Venezuela en 1962.

Su incursión dentro del mundo de las letras fue en el año 1961, cuando escribió Los Viajeros de Indias, de ahí en adelante sus próximas obras formarán parte de un vasto legado dejado por un hombre que generó controversia dentro del mundo de la medicina, la historia, la cultura y hasta la política venezolana.