Diagnóstico diferencial entre Miocardiopatía Hipertensiva y Miocardiopatía Hipertrófica

Desde el punto de vista anatómico, la diferencia entre ambos tipos de miocardiopatía, es claro y definido; sin embargo puede haber error cuando se trata de corazones de cadáveres mayores de 60 años (41).

En términos generales, la miocardiopatía hipertrófica cursa con peso cardíaco que sobrepasa hasta el 200% del peso normal, según la talla y peso corporal, en tanto que en la miocardiopatía hipertensiva, el peso cardíaco no sobrepasa el 50 - 60% del peso normal; aún más, si consideramos que la mayoría de los hipertensos son tratados con drogas antihipertensivas durante períodos de tiempo variables. La asimetría de la hipertrofia de paredes cardíacas es más frecuente en la miocardiopatía hipertrófica y en jóvenes menores de 20 años es su característica más importante, pero no lo es después de los 60 años, edad en la que puede normalmente existir una desproporción septal parietal importante en la región subaórtica.

Otra característica propia de la miocardiopatía hipertrófica es la banda o membrana subaórtica fibrosa, que nunca se observa en los hipertensos. En los casos de hipertensos de mediana edad y los portadores de miocardiopatía hipertrófica simétrica de la misma edad, el diagnóstico macroscópico es difícil ya que ambos corazones presentan el mismo aspecto (hipertrofia concéntrica); la única diferencia está en el mayor peso de la miocardiopatía hipertrófica.

Desde el punto de vista histopatológico, el desarreglo celular y fascicular de los cardiomiocitos puede constituir un elemento decisivo para el diagnóstico de miocardiopatía hipertrófica, siempre y cuando se tomen en cuenta todas las variables de desarreglo celular normales y en condiciones patológicas congénitas de otra naturaleza. (42)